Ya empiezan a subir las temperaturas y hay que empezar a preparar cara, cuerpo y pelo para la temporada estival

1. Fundamental: Hidratación constante

Hidratación constante
Si beber agua es importante a lo largo el año, en verano mucho más. Además de ayudarnos a mantener la piel hidratada, el agua ayuda a eliminar toxinas. Lo ideal sería ingerir líquidos regularmente durante el día aunque no exista la sensación de sed, ya que las altas temperaturas provocan que se sude más y es necesario rehidratar el cuerpo bebiendo un mínimo de 2-3 litros al día. La exposición al sol conlleva deshidratación de la dermis, por lo que además de beber es de vital importancia proteger la piel con lociones con SPF y After sun. A diario, aplicar una loción corporal hidratante para mantener su elasticidad. La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y el más expuesto a las radiaciones solares, por eso es necesario cuidarlo no sólo en la playa, sino también en la ciudad o la montaña.

2. Siempre contigo: Protección solar

Protección solar
Proteger tu piel del sol, hidratarla a diario, utilizar un anticelulítico, cuidar tus pies… son algunos de los secretos ‘beauty’ para estar perfecta y radiante este verano. A todos nos gusta lucir un bonito moreno, pero siempre se debe conseguir de forma saludable para no exponernos de manera peligrosa y castigar nuestra piel. Antes de exponerse al sol es de vital importancia aplicarse loción con un SPF de entre 30 y 60, según el tipo de piel. Lo recomentable es que cada dos horas se vuelva a aplicar. Por otro lado, para evitar la descamación de la piel, así como para mantener las células de la dermis sanas, es necesario mantener la misma rutina de exfoliación que se debe seguir durante el año. Asimismo, este proceso también activa la circulación y ayuda a prolongar el bronceado. *En las imágenes vemos dos de las posibles sugerencias para cuidar tu piel.

3. Básico imprescindible: Cuidado capilar

Cuidado capilar
Que el cabello es una de las partes del cuerpo más castigadas durante el verano no es un secreto. El sol, la piscina y el mar lo resecan y desgastan. Por eso, se recomienda aplicar champús que lo fortalecen, con protección solar, y productos protectores del calor y aceites nutritivos para el cabello. Asimismo, cabe resaltar que este tiempo es idóneo para usar pañuelos, sombreros, gorras o turbantes… Aprovecha las tendencias y elige el modelo que más te guste y favorezca. No solo irás a la moda sino que, además, estarás protegiendo tu cabello. Es importante tener en cuenta que para los cabellos teñidos la protección debe ser mayor y con productos específicos.

«Más vale prevenir que curar»

Cada vez más hombres y mujeres se preocupan por el aspecto saludable de su pelo. Después del verano, si no se toman las medidas de cuidado necesarias, cuesta mucho recuperar su vida y movimiento, por lo que es fundamental usar los productos adecuados. Este factor se suma a que hoy en día, son muchas las personas que sufren de cabello fino, lacio, que se cae mucho más de la habitual. La línea de cuidados Garnier Fructis tiene en cuenta todos estos factores. Se compone de champú fortificante, acondicionador, mascarilla y loción regeneradora Stemo Fuerza, con un precio que va desde los 2,95 euros a los 9,95 euros. Está pensada para el cabello debilitado, con tendencia a caerse debido a la rotura. Además de hacer renacer el cabello más fuerte, consiguiendo mil cabellos más en 90 días, hace que luzca más denso y brillante, lo que da un aspecto de una melena más abundante.

4. Importante: Protección de los ojos

Protección de los ojos
El cloro es el mayor enemigo de nuestros ojos en verano, lo que, sumando al intenso sol, hace que nuestra vista se resienta, por lo que es clave protegerla. Para no dañarlos, hay que llevar gafas de sol con filtros reglados, ya que en caso contrario se pueden sufrir lesiones irreparables. Además de nuestros ojos, también es recomendable prepararnos para las olas de calor que pueden llegar en cualquier momento de estos meses. Por eso, se recomienda huir de las prendas ceñidas y de tejidos que evitan la transpiración. Para no sudar en exceso, lo mejor es vestir con piezas de ropa ligeras y holgadas. La sudoración excesiva puede dañar la piel.

5. Más frutas, verduras y ejercicio

Más frutas, verduras y ejercicio
Las frutas y verduras en verano son una fuente imprescindible de agua y destacan por ser refrescantes, por lo que son una de las mejores opciones para hidratarnos. Además, su aporte vitamínico proporcionan al cuerpo lo necesario para no desfallecer ante el calor. Por otro lado, también es la estación más propensa a las intoxicaciones. Para cuidar nuestra alimentación en verano y evitar sufrir alguna de estas intoxicaciones se recomienda vigilar la hidratación y, sobre todo, aumentar el consumo de arroz, patata, zanahoria, manzana no cruda, pollo y pavo hervido, yogur y pescado, dejando de lado aquellos alimentos que tengan un alto contenido en fibra insoluble (como algunas frutas, las legumbres, verduras o cereales integrales), la leche, el café, el alcohol, el chocolate y zumos de frutas con mucho azúcar. Asimismo, tan importante es el cuidado de la alimentación como no relajarnos y olvidarnos de la actividad física. Hacer ejercicio de manera puntual y realizar estiramientos o natación evitará el sedentarismo y nos ayudará a mantener el cuerpo activo y en forma. Fuente: Cinco cuidados imprescindibles para este verano